Venta de bienes muebles a plazos

La venta a plazos o mediante fraccionamiento del precio en distintos periodos de tiempo de bienes muebles corporales, no consumibles queda regulada en una legislación especial, Ley 28/1998, de 13 de julio, de venta a Plazos de Bienes Muebles.

Se entiende por venta a plazos, bajo el régimen de esta legislación, el contrato mediante el cual una de las partes entrega a la otra una cosa mueble corporal y ésta se obliga a pagar por ella un precio cierto de forma total o parcialmente aplazada en tiempo superior a tres meses desde la perfección del mismo. Además se incluyen en el ámbito de aplicación de la misma, los contratos mediante los que se busquen unos fines económicos iguales a los de la venta a plazos aunque las partes los denominen de otra forma.

Este tipo de contrato debe constar por escrito y contener una serie de circunstancias, como lugar y fecha de contrato, identificación de las partes, descripción del objeto vendido, el importe total de la venta a plazos, el precio de la venta al contado, el importe del desembolso anual, los plazos sucesivos, cuantía y fecha de vencimiento, etc.

El contrato queda perfeccionado cuando el comprador realiza el desembolso inicial.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE