¿Qué es un juicio monitorio?

El denominado comúnmente juicio monitorio es un procedimiento previsto por la Ley de Enjuiciamiento Civil cuyas características son la agilidad y rapidez. Precisamente, por estos motivos es uno de los más utilizados en el orden civil.

El objeto de este procedimiento es la reclamación de deudas dinerarias líquidas, determinadas, vencidas y exigibles sin límites en su cuantía.

La razón de su rapidez es que el objeto de este procedimiento no debe requerir ningún tipo de declaración por parte del Juez como puede ser la interpretación de las cláusulas de un contrato o cualquier asunto propio del Derecho de familia. En el procedimiento se realizará una única vista o comparecencia ante el Juez en caso de oposición del deudor a la reclamación presentada.

En caso de que la resolución sea favorable al acreedor y el deudor no pague voluntariamente, se acudirá a la ejecución forzosa en la que se llevara a cabo el embargo de bienes suficientes para cubrir la cantidad reclamada.

Un proceso monitorio comienza con la solicitud inicial por parte del interesado en la que debe constar un principio de prueba que acredite la relación entre acreedor y deudor o cualquiera de los medios previstos por la Ley de Enjuiciamiento Civil.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE