Multa de dos millones por la venta de preferentes

Las cajas fuertes de Galicia, Caixa Galicia y Caixanova, atraparon a decenas de miles de impositores con participaciones preferentes que comercializaron sin advertir de sus riesgos.

Tras una dura batalla en los juzgados por parte de los afectados, sumada a las protestas ante los servicios de mediación que puso en marcha la Xunta y a raíz del escándalo que también alcanzó a otras entidades como Bankia, la Comisión Nacional del Mercado de Valores desplegó una investigación que terminó el pasado sábado 18 de abril, con la publicación en el BOE de cuatro multas que suman dos millones de euros aproximadamente, siete años después de que las cajas vendiesen esos productos híbridos.

Así pues, las multas se han impuesto tanto a Caixa Galicia y Caixanova, como a la entidad resultante de su fusión, Novacaixagalicia, reprochandole por consiguiente, la Comisión Nacional del Mercado de Valores, a ésta última el mismo comportamiento.

Se ha considerado, que además de los hechos graves ya de por sí, de no evaluar convenientemente las operaciones y de no advertir de los riesgos de las mismas a sus clientes, en ningún momento gestionaron adecuadamente los conflictos de interés generados a raíz de dichas actuaciones, con sus clientes.

En este sentido, la Comisión Nacional del Mercado de Valores entiende que las cajas crearon una suerte de "mercado interno" por el que algunos clientes liquidaron preferentes que la entidad colocaba a otros impositores según su propio criterio.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE