Indemnizaciones por daños y perjuicios

El Código Civil de forma general dota a aquel que ha sido perjudicado en algún modo por otro del derecho a recibir una indemnización por daños y perjuicios con el fin reparador del mal sufrido. El artículo 1101 de este texto legal prevé que quedarán sujetos a esta indemnización aquellos que en el cumplimiento de sus obligaciones incurran en dolo, negligencia o morosidad y causen unos daños o perjuicios.

La finalidad de la indemnización es intentar compensar el beneficio o resultado que se hubiese obtenido como consecuencia de un cumplimiento íntegro y en los términos esperados de la obligación por parte del deudor.

Una indemnización por daños y perjuicios puede surgir en dos ámbitos que es necesario diferenciar. Por un lado, la misma puede derivar de una relación contractual y como consecuencia de la inobservancia de las cláusulas contractuales por una de las partes se genera el derecho a exigir este tipo de indemnización por la otra. En el extremo opuesto, se encuentra la indemnización de daños y perjuicios que surge como consecuencia de una relación extracontractual, esto es, derivado de la negligencia o dolo de una parte sin que tenga por qué existir una relación previa. 

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE