El derecho de retracto convencional

Este derecho se engloba en nuestro sistema de Derecho Civil dentro de los derechos reales de adquisición preferente. El mismo queda regulado en los artículos 1.507 y 1.510 del Código Civil y supone un derecho reservado para el vendedor de recuperar la cosa vendida devolviendo el precio y dando cumplimiento a demás especialmente pactado.

Pueden existir dudas acerca de su naturaleza jurídica ya que aparece recogido en la parte dedicada a obligaciones y contratos del Código, sin embargo, se trata de un derecho real.

En definitiva, a través de este derecho de retracto, el vendedor podrá recuperar la cosa de cualquier persona que la tenga o la haya adquirido al comprador, aunque en el caso de bienes inmuebles inmatriculados, si el derecho no está inscrito en el Registro no se puede perjudicar al tercer adquirente, protegido por la fe pública registral.

El retracto puede ser convenido como derecho simplemente personal, en cuyo supuesto el subadquierente (aquel que adquiere del comprador) puede desconocer el pacto de alcance personal y el titular del retracto solo tendría una acción personal frente al propietario.

El uso más habitual de este pacto de retro se produce cuando se emplea como medida de garantía.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE