Duración del contrato de arrendamiento

La Ley de Arrendamientos Urbanos mantiene la autonomía de las partes en muchos de los aspectos que se refieren a una relación contractual que tiene por objeto el arrendamiento de una vivienda.

Este es el caso de la duración del contrato, la cual se deja para que las partes la pacten libremente. Bien es cierto, que la Ley realiza una previsión en el caso de que este plazo sea menor a tres años, estableciendo la prórroga obligatoria por plazos anuales hasta llegar a este plazo, salvo que el arrendador manifieste su voluntad de no renovar el mismo.

 La omisión de este aspecto en el contrato de arrendamiento o el mismo quede indeterminado supone que, de acuerdo con este texto, queden celebrados por un año, sin perjuicio de la prorroga obligatoria comentada anteriormente.

El momento a partir del cual comienza a contar el plazo impuesto por el contrato será la fecha del mismo o la puesta a disposición del inmueble en manos del arrendador, en caso de que este momento sea posterior. La normativa establece que en caso de que exista conflicto sobre el momento en el que se dio inicio a la relación contractual, el arrendador deberá demostrar la fecha de puesta a disposición.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE