La separación
La separación se produce por causas posteriores a la celebración del matrimonio; no produce la disolución del vínculo matrimonial sino sólo la suspensión, de forma que los cónyuges siguen siendo cónyuges, pero cesa la convivencia de forma efectiva.

La separación se puede decretar, cualquiera que sea la forma de celebración del matrimonio a petición de ambos cónyuges o de uno con el consentimiento del otro, una vez transcurridos tres meses desde la celebración del matrimonio. A la demanda se acompañará una propuesta de convenio.

Otra forma de hacerlo es a petición de uno solo de los cónyuges, una vez transcurridos tres meses desde la celebración del matrimonio. No será preciso el transcurso de este plazo para la interposición de la demanda cuando se acredite la existencia de un riesgo para la vida, la integridad física, la libertad, la integridad moral o libertad e indemnidad sexual del cónyuge demandante o de los hijos de ambos o de cualquiera de los miembros del matrimonio. A la demanda se acompañará propuesta fundada de las medidas que hayan de regular los efectos derivados de la separación.

La sentencia de separación produce la suspensión de la vida en común de los casados y cesa la posibilidad de vincular bienes del otro cónyuge en el ejercicio de la potestad doméstica. Además, se disuelve el régimen económico matrimonial.

Para que la separación tenga efectos, debe decretarse judicialmente. Para ello, nuestros abogados de Madrid trabajan para usted, redactando el convenio e interponiendo las acciones oportunas frente al Juez.


Ubicación: Madrid, Madrid, España
AVISO LEGAL · LSSI · POLÍTICA DE COOKIES · POLÍTICA DE PRIVACIDAD


Este sitio emplea cookies como ayuda para prestar servicios. Al utilizar este sitio, estás aceptando el uso de cookies. OK Más información