Arrendamientos urbanos
España tiene el mayor porcentaje de vivienda construida por cada 1000 habitantes y sin embargo es el que menos vivienda tiene en alquiler respecto a nuestros socios europeos. Esto quiere decir que tenemos muchas viviendas vacías, sin uso alguno, y que de algún modo, repercute a la movilidad de los trabajadores, pues es dificultoso encontrar una vivienda en otra ciudad cuando se trasladan a buscar trabajo.

Todo esto deja una foto en la que destaca que el mercado de alquiler de vivienda no es alternativa ágil y eficiente al de la propiedad, pues las pocas viviendas que hay en alquiler son caras. A todo esto se une un sector poco profesionalizado donde arrendador y arrendatario son los que se buscan, tramitan, pactan, etc. La ley busca flexibilizar este mercado y es por ello que le recomendamos se ponga en manos de profesionales que le garanticen un equilibrio entre las necesidades de la vivienda alquilada y las garantías que deben ofrecerse a los arrendadores.

En este sentido, la ley prioriza sobre la voluntad de las partes dando una mayor garantía a la libertad de pactos entre arrendador y arrendatario. También flexibiliza sobre la duración del contrato de alquiler, reduciendo de cinco a tres años la prórroga obligatoria y de tres a uno la prórroga tácita. En el mismo sentido, da al arrendador la posibilidad de recuperar la vivienda si la destina a vivienda habitual para determinados casos, sin plasmarlo en el contrato. Al arrendatario, la posibilidad de desistir del contrato una vez pasados seis meses, pudiendo pactarse una indemnización.

Por otro lado, los alquileres no inscritos no pueden afectar a terceros compradores que inscriban su derecho. Y para dar más seguridad al arrendador de viviendas, se ha creado un registro de sentencias firmes de impagos de alquileres.

Pero puede ocurrir que usted sea propietario de una vivienda y su inquilino, o no cumpla con la obligación de pagar las rentas mensualmente, o haya alguien ocupando su vivienda viviendo en precario, o bien se encuentre en alguna de las causas de resolución del contrato de arrendamiento que determina la Ley de Arrendamientos Urbanos. Si se encuentra en alguno de estos casos, sólo puede recuperar la vivienda acudiendo a los Juzgados.

El Juicio de Desahucio es el camino más rápido y ágil para conseguir el desalojo de su vivienda, entendiendo este juicio como el proceso a través del cual, el arrendador solicita que se declare la resolución del contrato y que le sea devuelta la vivienda. No obstante hay que tener en cuenta que previamente a iniciar este proceso ha de haber requerido al inquilino el pago de lo adeudado de una forma que lo pueda demostrar, y no haber usado medidas conflictivas para echarlo, como cambiar cerraduras, cortar suministros,…

Para instar este proceso, debe estar asistido por un procurador y un abogado.

Una vez iniciado el juicio mediante la demanda correspondiente, se señala fecha para juicio y para la entrada al inmueble con lanzamiento. Cuando se le notifica la demanda al inquilino, éste dispone de 10 días hábiles para oponerse. Si no hace nada, el juzgado dará por terminado el juicio de desahucio y quedará a la espera para el lanzamiento, pero si el inquilino se opone, se celebrará juicio en la fecha señalada y si la sentencia desestima la oposición del inquilino, éste deberá de abandonar la vivienda.


Ubicación: Madrid, Madrid, España
AVISO LEGAL · LSSI · POLÍTICA DE COOKIES · POLÍTICA DE PRIVACIDAD


Este sitio emplea cookies como ayuda para prestar servicios. Al utilizar este sitio, estás aceptando el uso de cookies. OK Más información